Blefaroplastia Superior

¿Qué es una Blefaroplastia Superior?

Blefaroplastia Superior

Como hemos explicado en nuestro anterior artículo de “Tratamiento para el envejecimiento de la mirada”, la Blefaroplastia superior es el procedimiento dirigido al rejuvenecimiento de los párpados superiores. Un análisis detallado de la mirada podrá poner de manifiesto las alteraciones presentes en cada paciente, siendo preciso individualizar el tratamiento en cada caso. En base a esto podemos hablar de tres tipos de blefaroplastia superior:

  • Blefaroplastia superior escisional: Consiste en eliminar los tejidos redundantes, como puede ser el descolgamiento de la piel que se produce en el párpado superior o el propaso de la bolsa adiposa sobre el canto interno del ojo.
  • Blefaroplastia superior volumizadora: Su finalidad es reponer volumen en aquellas zonas que se encuentran vacías, habitualmente con la ayuda de injertos de tejido adiposo. Un claro ejemplo de esto son aquellos casos en los que los párpados se muestran hundidos como consecuencia de una atrofia de la grasa que rodea el globo ocular.
  • Blefaroplastia superior mixta: En algunas ocasiones puede ser necesario combinar los procedimientos escisional y voluminizador para conseguir el resultado esperado.

En la siguiente imagen se muestran las relaciones ideales de altura que debe guardar la porción de párpado septal (A) con respecto a la porción de párpado tarsal (B). En condiciones ideales se debería mostrar entre 3 y 5 milímetros del párpado tarsal.

 

Proporciones párpado superior

Como hemos explicado, las alteraciones en estas proporciones pueden ser diferentes en cada paciente:

  • Cuando el párpado septal tiene una altura superior al doble que el párpado tarsal (A>2xB) se valorará una blefaroplastia escisional.
  • Cuando se alteran las proporciones y es el párpado tarsal el que está aumentado (B>A) se considerará una blefaroplastia volumizadora.
  • Y, por último, cuando el párpado septal y el párpado tarsal estén a la misma altura (B=A) la corrección se realizará mediante una blefaroplastia mixta.

Para conseguir una forma armónica del párpado superior podremos realizar las siguientes modificaciones durante la Blefaroplastia superior:

 

  • Eliminar el exceso de la piel del párpado superior: a veces el descolgamiento cutáneo es tan grande que precisa prolongar el borde lateral del párpado, quedando camuflada en alguna arruga que exista en esta localización.
  • En ocasiones, puede ser deseable eliminar una pequeña porción del músculo orbicular, que permitirá aligerar la porción lateral del párpado y subir la ceja ligeramente. Sin embargo, se debe huir de resecciones amplias de este músculo que pueden dar un aspecto hundido en la zona central del párpado
  • En algunos casos, existe un prolapso de la glándula lacrimal dando origen a un abultamiento en la región lateral del párpado. Es entonces cuando puede estar indicado devolver esta estructura a su posición original mediante una suspensión o un retensado.
  • También, es muy importante estudiar la posición de la ceja previamente a la cirugía, ya que la Blefaroplastia superior de forma aislada no corrige una ceja caída. Para estos casos, recomendamos siempre un lifting de cejas.
  • Puede ocurrir que se observe una protuberancia en la región supero interna del párpado superior que corresponde a la herniación de la bolsa de grasa media. En estos casos se puede realizar una resección parcial de la misma para corregir su protrusión.
  • En aquellas situaciones en las que observemos un ojo hundido podemos devolver su volumen colocando injertos de grasa purificada obtenida de otras localizaciones como, por ejemplo, el abdomen.
Caso blefaroplastia superior

A esta paciente se le realizó una Blefaroplastia superior, eliminado el exceso de piel del párpado superior, obteniendo un párpado tarsal bien definido. También se le realizó una Blefaroplastia inferior, consiguiendo una piel del párpado inferior rejuvenecida, agrandar la mirada y corregir la ojera. Tras estos procesos se consiguió un resultado muy natural, sin cicatrices visibles y manteniendo sus facciones.

Este tratamiento se realiza con anestesia local, sin necesidad de ingreso hospitalario y su postoperatorio es prácticamente indoloro, aunque el paciente sentirá inflamación en los párpados superiores en los días posteriores, pero se irá reduciendo progresivamente con la ayuda del frío local y antiinflamatorios.

Durante los primeros días se recomienda utilizar gafas de protección solar que ayudarán a camuflar la inflamación que se resolverá en su mayor parte al cabo de 7-14 días, observándose, ya en este plazo de tiempo una mejora de la morfología del párpado, aunque habrá que esperar al menos entre 3 y 6 meses para ver el resultado definitivo. Y, uno de los aspectos más positivos, es que el paciente puede reincorporarse a su actividad habitual al cabo de 24 o 48 horas, aunque se debe evitar la actividad física las primeras 3 a 4 semanas.