¿En qué consiste una operación de reducción de pecho?

¿En qué consiste una operación de reducción de pecho?

La reducción de mamas o mamoplastia de reducción es un procedimiento quirúrgico para disminuir el tamaño del pecho mediante la eliminación de grasa, tejido mamario y piel, haciéndolas más pequeñas, ligeras y firmes. Además, también es posible reducir el diámetro de las areolas en aquellos casos que sean desproporcionadamente grandes. La finalidad de la reducción de pecho es proporcionar a la mujer unas mamas con una forma más proporcionada al resto de su cuerpo con el fin de facilitar la práctica deportiva y la vestimenta, evitar la aparición de ezcemas en el surco submamario y en último término mejorar la autoestima de la paciente.

 

En la operación de reducción de pecho se realiza previamente en la habitación de la paciente un marcaje siguiendo un patrón geométrico que nos guiará durante la cirugía a reposicionar la areola y la glándula en el lugar deseado a la vez que nos ayuda a marcar la piel y el tejido que debemos eliminar. La intervención se realiza con anestesia general y dura aproximadamente tres horas. Al finalizar la misma se colocan unos drenajes que se suelen retirar al día siguiente. La recuperación suele ser rápida, aunque es obligado respetar los tiempos de cicatrización y evitar actividades físicas durante el primer mes tras la intervención.

Elevación de pechos en una operación de reducción mamaria

La gravedad y el paso del tiempo produce un descenso de la mayoría del tejido que conforma la mama por debajo del surco submamario en aquellas personas que presentan una hipertrofia mamaria. En estos casos la cirugía de reducción y elevación de pecho se realiza simultáneamente. A la vez que se elimina el exceso de tejido mamario se remodela la mama para darle una apariencia más juvenil, eliminando la flacidez y el exceso de piel y recolocando la areola y el pezón en el lugar que le corresponde. Habitualmente es necesario realizar una cicatriz alrededor de la areola, y otra en “T invertida” (vertical en el polo inferior de la mama y horizontal en el surco submamario). Estas incisiones suelen ser similares a las realizadas en la elevación de pecho.

 

¿Qué riesgos tiene una reducción de pecho?

La mamoplastia de reducción es un procedimiento muy seguro siempre y cuando se realice en personas con un buen estado de salud. Sin embargo, existen factores como el tabaquismo y algunas enfermedades como la diabetes o la obesidad que disminuyen la circulación de los tejidos y pueden causar una mala cicatrización e incluso necrosis a nivel de la piel o del tejido mamario movilizado. Otros riesgos de la operación de reducción de pecho pueden ser la dificultad para la lactancia en un futuro o las alteraciones en la sensibilidad de la areola y el pezón, que en este caso suelen ser temporales.

 

Una de nuestras premisas de nuestra Unidad es la seguridad, por lo que si decides realizar una reducción de senos te explicaremos si eres una buena candidata a esta intervención y te explicaremos como reducir los riesgos al máximo para obtener un resultado acorde a tus expectativas.