La mastopexia o elevación de pecho es un procedimiento quirúrgico para elevar y mejorar la forma de las mamas caídas. Con los años, y tras circunstancias como el embarazo, dar de mamar y la fuerza de la gravedad hacen que la mama tienda a caer; además, a medida que la piel pierde su elasticidad la mama pierde su forma y cae, fenómeno conocido como ptosis mamaria.

La mastopexia esta especialmente indicada en las siguientes situaciones:

  •          Las mamas han caído por efecto de la gravedad (generalmente en personas con mamas de gran tamaño).

  •          Cuando el pecho ha caído tras el embarazo o tras un adelgazamiento.

  •          En personas con mucha laxitud cutánea y con cambios importantes de peso

  •          Cuando se desea un pecho más firme

 

A la hora de realizar una elevación del pecho puede ser necesario utilizar implantes mamarios o bien tejido adiposo extraído de una zona del cuerpo para lograr compensar el volumen de la mama que se ha perdido. En otras ocasiones, el tejido mamario disponible es suficiente y sólo es necesario eliminar el exceso de piel, remodelar el tejido mamario y recolocar la areola y el pezón en el lugar que le corresponde. Para ello puede ser necesario realizar una cicatriz alrededor de la areola y en ocasiones y en función de la ptosis mamaria complementarla con una pequeña cicatriz que va desde el borde inferior de la areola al surco submamario.

 

En aquellos casos que es preciso emplear implantes mamarios, nuestra elección siempre es utilizar prótesis de primeras marcas. Estos pueden ser redondos o anatómicos en función de los deseos de la paciente y su constitución anatómica

 

En nuestra Unidad realizamos este procedimiento bajo anestesia general con el fin de ofrecer la mayor seguridad a nuestras pacientes. La intervención dura aproximadamente unas dos horas y media. Al día siguiente de la operación podrás irte a tu domicilio sin vendajes y en los días posteriores te veremos para realizar las revisiones e iniciar el tratamiento con fisioterapia. Al cabo de unos días te podrás incorporar a tu vida laboral con total normalidad.

 

Detrás de cada intervención hay un gran equipo humano integrado por enfermeras, anestesiólogos, médicos de guardia,… que cuida de que todo transcurra perfectamente y con la máxima seguridad durante el tiempo que permaneces en el hospital como cuando estés en tu domicilio.

¿Tienes alguna duda? Contacta con nosotros