Con el paso de los años nuestra cara puede adelgazarse y perder volumen en distintas zonas como las mejillas y región malar, zona temporal o los labios a la vez que pueden aparecer surcos nasogenianos y mentonianos. Todos estos cambios transmiten una imagen cansada y envejecida.

 

 

El lipofilling o relleno graso nos permite extraer grasa del propio paciente y tras ser purificada en el mismo momento, colocarla en aquellas zonas que se desean volumizar y mejorar para recobrar un aspecto más juvenil. También es una técnica muy útil para corregir deformidades tras traumatismos, cirugías previas o en aquellas personas que presentan una lipodistrofia facial.

Además, el lipofilling es un excelente complemento cuando realizamos técnicas de rejuvenecimiento facial como el lifting o la blefaroplastia

 

En nuestra Unidad realizamos este procedimiento con anestesia local y sedación o bien con anestesia general en función de los deseos de la paciente y las correcciones que sean preciso realizar. La intervención dura generalmente menos de una hora y tras su finalización podrás irte a tu domicilio sin necesidad de permanecer en el hospital. La recuperación es rápida y la grasa colocada sobrevivirá en un 80%, ofreciendo una mejoría permanente y natural, al tratarse de tejido extraído de la misma paciente.

¿Tienes alguna duda? Contacta con nosotros